Pinturas que interrogan la condición del artista

08/07/2010 POR CHUS TUDELILLA

El Periódico de aragón

Edición impresa en PDF

Esta noticia pertenece a la edición en papel.

RETRATO DEL ARTISTA SEDUCIDO

AUTOR Javi Joven

LUGAR Galería Pepe Rebollo

FECHA Hasta el 17 de julio

“Momentos después se encontró en el escenario entre las deslumbrantes luces de gas y la decoración borrosa representando delante de las innumerables caras del vacío”. Javi Joven (Zaragoza, 1976) elige esta cita del libro Retrato del artista adolescente de James Joyce para ensayar pictóricamente una suerte de relato visual que, con el título Retrato del artista seducido, explora e interroga su propia condición de artista atento al mundo en un momento en que, quizá, se encuentra situado de espaldas a la realidad al ser consciente de la incapacidad del arte para transformarla. Todo apunta a que esta secuencia de cuadros es propia de un momento de transición, que afecta tanto al asunto como a su expresión plástica. El tema de las pinturas es el encuentro cotidiano y anecdótico de Javi Joven con sus amigos y compañeros en los jardines de la Casa de Velázquez donde residió como artista becado, en los viajes en autobús hacia Beauvois o en las inauguraciones de diversas exposiciones. Las imágenes pintadas parten de fotos sin ningún interés artístico; puntos de vista divertidos y directos, cuyo único objetivo es preservar la experiencia en el tiempo. Ocurre sin embargo que, cuando Javi Joven decide trasladar las fotos a la pintura, borra los rasgos que individualizan a quienes en ellas aparecen, dejando sus caras en blanco o acentuando notas que hacen reconocible al personaje. Rostros vacíos o máscaras son los temas de esta secuencia pictórica con la que Javi Joven interroga y se interroga sobre qué significa ser pintor. Retrato del artista seducido es también el título de su autorretrato, realizado a partir de una fotografía en la que posa seguro de sí mismo. El asunto se complica cuando en la pintura el contemplador elige ser el sujeto de contemplación, presentándose convertido en su propia máscara: tocada su cabeza con sombrero ligeramente ladeado, gafas y perilla recortada que dibuja el rostro. Frente a quienes consideran que el artista es alguien capaz de cerrar los ojos ante la realidad para mejor comprenderla en su esencia, Javi Joven se sitúa entre quienes creen que el ensimismamiento puede conducir irremediablemente a la ceguera. La mirada se pierde en los brillos y reflejos de las cosas que pinta como abstracciones para subrayar la incertidumbre de un entorno peligrosamente encerrado en sí mismo, seducido por la pintura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s